Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en menu_set_active_trail() (línea 2405 de /homepages/1/d389872568/htdocs/includes/menu.inc).

Jaime Alejandre

Jaime Alejandre, poeta invitado en el Ciclo Versos sobre el Pentagrama (Imágen extraída de www.libreriaalberti.com)
Biografía: 

Cronoilógicamente hablando Jaime Alejandre sucedió en 1963 un día, dicen, que nevaba, lo que sería casi cursi si no fuera porque nació en Las Huelgas, en marzo... y nevaba.

Según otros nació en Ila Muftarak, excavación arqueológica donde su madre descubrió el famoso busto de Adriano Ciego, transcurriendo su juventud entre piedras y vestigios, memoria, asolación. Ello hirió su piel de otoños, su corazón de caducidad.
Quiso ser escribidor de tangos o astronauta y siempre otro, pero tuvo que ser él por haberse infectado de pessoaismo incurable a los catorce años. Ello le produjo un contagio masivo del corazón de insomnio, viajes, literatura y otras enfermedades etéreas y veniales. Y vice-versa también [por qué no reconocerlo], o sea, eternales y venéreas.

Años después de haber combatido como Capitán de Húsares al servicio de Katharina Stalowa en la acción de Balaklava, se exilió a la isla de Upolu donde, escribiendo versos, se recuperó de las heridas que habían dejado, el amor, en su piel y, en su corazón, la vil melancolía.

A los siete años Jaime pasó la varicela y a los veinte por el lago desértico de Chott El Jerid. Lo uno le dejó tres marcas en la piel; lo otro perplejo. La conjunción de estos dos sucesos le ha llevado a profesar paciente admiración por Pirrón de Elis y su doctrina.

Puesto a dedicarse integralmente a empresas vanas como la literatura, y empecinado autodidacta luchador de quimeras improductivas, ha trabajado en la defensa del medioambiente (y es socio de WWF y de la Fundación Energías Renovables); y en defensa de la paz y por el desarme: en la prohibición de las minas antipersonal, las armas químicas y las biológicas en la ONU. También ha trabajado en los derechos de las personas con capacidades diferentes (donde colabora aún con las personas sordas, habiendo realizado la primera antología de poesía española desde el siglo X hasta nuestros días en Lengua de Signos Española).

Para poder entregarse a su adicción como escritor se ha autoprovocado un insomnio consistente que le habilita las horas de la nocturnidad para escribir al margen de todas y cada una de las escuelas.

Mal-versador de la amistad y algún que otro poema, la diversidad fue su vocación y va a matarle, si no lo hace antes su pasión por el vacío, que hace que entre sus aficiones esté la de bajarse en marcha de las avionetas, pero siempre con intranquilidad y paracaídas. Por esa misma pasión ha cometido y publicado novelas, libros de relatos y poesía. También dado a la dramaturgia en cierta forma no gaseosa, escribe obras de teatro. Y ha sido lo mismo él que Jaime Azcona, Rosario Alejo, Jaime Reis, Jiménez de Jamuz y otros tantos, tantos otros.

Convencido de que todo es efímero y en ello radica buena parte de la belleza humana, algunos de sus poemas han sido interpretados en Lengua de Signos Española y ha publicado parte de su obra en Braille y en audiolibros.

Por su pasión de estar siempre en otra parte, ha practicado paracaidismo, alpinismo y submarinismo. Y por su necesidad de huir para sentirse libre ha hecho atletismo desde hace cuarenta años y en la actualidad compite en carreras de alta montaña.

Ha viajado por un centenar de países como Angola, Namibia, Botswana, Zimbabwe, Suráfrica, Senegal, Costa de Marfil, Guinea Ecuatorial, Malí, Kenia, Etiopía, Tanzania, Túnez, Marruecos, Omán, Siria, Jordania, Sri Lanka, Islas Maldivas, India, Nepal, China, México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Cuba, Perú, República Dominicana, Chile, Brasil, Bolivia, Colombia, Argentina, Uruguay, Ecuador, Paraguay, Alaska, California y Costa Este de los EEUU de Norteamérica, Canadá, Rusia, Unión Europea, Andorra, Suiza, Serbia, Chipre del Norte, Europa Oriental y Escandinavia.

Meses antes de cumplir los 40 entró a pie en Tombuctú después de haber recorrido en solitario la curva del Níger desde Bamako. Ya pasados los 50 ascendió a la cumbre del Kilimanjaro por la sola pasión de observar a su amada África desde más alto que las nubes y alcanzó sucesivamente las fuentes del Nilo Azul y la perdurable felicidad junto a Marga. 

Vivió en 1992 en Ángola como observador de la ONU para devolver la paz a ésa que ya considera su patria. Esta cautivadora empresa le convenció de que lo único que podía proyectar para el porvenir era su misma sombra de siempre.

Pocos saben dónde vive -si es que vive- y si fue cierto su mítico abrazo a Corto Maltés allá en Lubango, o su eterno paseo por la ruina del Tiempo, ya sin otra piel, sin otro corazón que los de sus hijas Lía y Jana, que le inocularon la felicidad y la armonía de oriente a ese soñador antes maltrecho…

www.jaimealejandre.es/semblanza.htm

Participación en el Ciclo Versos sobre el Pentagrama: 
Febrero, 2016
Blog / Sitio web: 
www.jaimealejandre.es/